jueves, 11 de diciembre de 2008

Crisis en hospitales: síntomas de enfermedad grave en la gestión

Los directores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile y Clínica Las Condes cuestionan la efectividad de la capacitación que reciben los cuadros directivos de los establecimientos públicos y privados.

Como "síntoma de una enfermedad grave en la gestión de los establecimientos de salud", calificaron especialistas del sector público y privado los hechos ocurridos en diversos hospitales del país durante las últimas semanas. Los doctores Giorgio Solimano, Director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, y Jaime Mañalich, Director médico de la clínica Las Condes, sostuvieron que situaciones como la no notificación de casos de sida en Iquique, el despido de la directora del hospital Van Büren, la renuncia de los médicos de urgencia del Hospital de Talca y la deuda hospitalaria más grande de la historia, con 66 mil millones durante este período del año, hacen prever que "deben tomarse medidas urgentes para mejorar la administración de los hospitales y frenar los reiterados hechos que, a estas alturas, no son aislados sino la real expresión de un sistema que no ha sido capaz de dar respuesta a las demandas de la población".

El Dr. Giorgio Solimano afirmó que la gestión en salud tiene una complejidad creciente en todos los niveles de la atención, con procesos que no pueden fallar, que requieren mucha acuciosidad y que van más allá de los aspectos estrictamente médicos. En este sentido, mencionó temas como los sistemas de derivación y de información a los pacientes, señalando que "éstos también se presentan en las empresas, pero la diferencia es que en salud ello repercute en la vida de las personas".

Por su parte, el Dr. Jaime Mañalich sostuvo que las clínicas privadas no están exentas de problemas en la gestión, los que también han sido conocidos por la opinión pública. A su juicio, se trata de un asunto transversal, "que afecta el derecho que tienen todas las personas, independientemente de su condición socioeconómica, a recibir una atención de salud digna, oportuna y eficiente".

Ambos facultativos reconocieron los esfuerzos que se han realizado en materia de capacitación de los equipos directivos de clínicas y hospitales, pero cuestionan la efectividad de ésta. "Ante los hechos, se abre la interrogante de cuán efectiva ha sido esa capacitación y si ella realmente responde a las necesidades del país", señalaron. También dijeron que la selección de los profesionales debe realizarse sobre criterios claros y con una mirada de largo plazo, basada en la realidad de cada establecimiento.

Los cargos para directivos de hospitales se seleccionan a través del Sistema de Alta Dirección Pública, del Servicio Civil. Iniciativa que, si bien permite transparentar el sistema, según los expertos, no garantiza que los médicos que allí postulan cuenten con el máximo de capacidades y habilidades para dirigir un recinto de salud.

"En ningún caso se trata de criticar el actual sistema de Alta Dirección, pero sí cuestionarse si está cumpliendo con estándartes capaces de garantizar calidad y autogestión a lo largo del tiempo", comenta el Dr. Mañalich.